3 trucos que deberías saber a la hora de redactar contenidos web

Cuando una persona destina tiempo a redactar un artículo, lo que más desea mientras lo escribe es que los usuarios lo lean. No hay nada peor que dedicar horas de trabajo a la elaboración de un texto o contenido audiovisual para que, luego, nadie lea o vea tu publicación.

Vamos a partir de la base que hemos fabricado un texto original, único, de interés y con una cierta extensión de palabras porque conocemos la materia y hemos querido ampliar ciertos conceptos y, aún así, muy pocos usuarios han leído nuestro artículo, nos han retuiteado y nos han dejado un comentario.

Seguramente, ante este hecho, muchos profesionales de marketing de contenidos nos digan “no habéis dedicado bastantes horas” o “el texto no se puede catalogar de calidad”. Pero, lo cierto es que, con la inmensidad de información que hay en la red y la enorme competencia existente, el usuario acaba saturado de recibir tantos datos provenientes de diferentes sitios web. Por lo tanto, si los internautas no leen nuestros artículos o no acaban leyendo las últimas líneas de nuestros post el motivo no es porque la publicación no sea lo suficientemente buena si no porque está completamente saturado.

Ante este hecho y partiendo siempre de la base que nuestro texto es de calidad para determinados sectores, necesitamos simplemente una ayudita y unos pequeños truquillos para que los usuarios elijan leer exclusivamente nuestro post y dejen de abrir 5 o 6 pestañas de vez para consultar artículos de temáticas similares.

El secreto está en el titular

El titular es la clave de que un usuario decida, por lo menos, darte el beneficio de la duda y preferir escoger tu artículo en vez de otro de la competencia.

¡Juega con titulares misteriosos que capten la atención de los usuarios y necesiten darle a ese clic en tu artículo simplemente para saber cómo acaba la intriga!

Los titulares como estos que te muestro aquí abajo funcionan muy bien:

– El mejor truco para posicionar una web es…

– 5 curiosidades sobre Google que no te puedes perder

Eso sí, una vez que generas una fuerte curiosidad en el usuario, tienes la obligación de cumplir con las expectativas generadas.

Utiliza recursos visuales

¿A quién le gusta leer un texto plano sin imágenes? ¡A nadie! Piensa en Internet como en un  libro para niños. Seguro que tu hijo de 6 años odia los libros de texto sin una sola fotografía, ¡en la red sucede lo mismo! Los usuarios somos muy simples y nos gustan los artículos que vienen acompañados de imágenes, a poder ser que no sean aburridas y que nos hagan sacar una pequeña sonrisa. Además, si tienes tiempo para elaborar tus propios vídeos ¡mejor que mejor!

Anuncia sorpresas

Como decíamos antes, los usuarios en la red actuamos como niños, por ello, ¡qué mejor que enganchar a tu potencial lector incluyendo en la entradilla factores sorpresa!

Hagamos un supuesto, en primer lugar, ya hemos conseguido captar al usuario con un titular llamativo y misterioso, en segundo lugar, hemos conseguido engancharlo a través de imágenes visuales, por lo tanto, nos falta únicamente, conseguir que se adentre en la lectura ofreciéndole en la primera línea de texto un “caramelito”.

¡Ofrece al lector una promesa, un regalo o la narración detallada de un hecho de interés y te aseguro que lo tendrás a tus pies!

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *